dep-futbol2La Federación Italiana de Fútbol (FIGC) evalúa la posibilidad de comenzar a aplicar el pasaporte biológico para intensificar su lucha contra el dopaje en la Liga doméstica. El proyecto ya está, nos estamos equipando para poder estar listos, informó Pino Capua, presidente de la Comisión Antidoping de la FIGC, como se le conoce por sus siglas en italiano.

Este plan incluye la realización de más controles sorpresivos y otros pasos que todavía no fueron difundidos por la FIGC en la reunión desarrollada este jueves con representantes de los clubes de primera y segunda división.

El pasaporte biológico, instalado en el ciclismo desde 2008, permite controlar el nivel del hematocrito en sangre para seguir con precisión la evolución de los diferentes parámetros del organismo del atleta, y alertar sobre un posible dopaje.

La utilización de la metodología se iniciará con los integrantes de la selección italiana durante la venidera Copa Confederaciones, que se jugará en junio en Brasil.

Añade la entidad que el tema seguirá en debate el 7 de marzo, en ocasión de un nuevo encuentro de su Comité Ejecutivo.

Anuncios